sábado, 17 de junio de 2017

IV Jornada de la Enseñanza de la Práctica en el Grado de Trabajo Social


Trabajadoras y Trabajadores Sociales señalan cuáles son algunos de los problemas más acuciantes en la provincia de Cuenca


La ejecución del Programa de Prácticas durante el presente curso ha supuesto la colaboración de 89 profesionales que han acogido a 86 estudiantes de tercer y cuarto cursos de la titulación, distribuidos en 67 organizaciones ubicadas en Cuenca, Albacete, Ciudad Real, Toledo, Madrid, Valencia y Alicante. Los estudiantes de Trabajo Social realizan 325 horas de Prácticas en entidades en tercer y cuarto cursos.


Treinta profesionales de Servicios Sociales, Sociosanitarios, Asociaciones y ONGs, de la provincia de Cuenca han participado en la IV Jornada de la Enseñanza de la Práctica en el Grado de Trabajo Social, celebrada en la Facultad de Trabajo Social de la Universidad de Castilla-La Mancha en Cuenca, organizada por el Equipo Docente de Prácticas de 3º y 4º cursos.

Después de las cálidas palabras de bienvenida por parte del Decano de la Facultad, Aurelio Lascorz, Margarita Pardo, Vicedecana responsable de la Coordinación de las Prácticas, presentó los datos más relevantes de la evaluación del programa de prácticas desarrollado durante el curso 2016/2017. La ejecución del mismo durante el presente curso ha supuesto la colaboración de 89 profesionales que han acogido a 86 estudiantes de tercer y cuarto cursos de la titulación, distribuidos en 67 organizaciones ubicadas en Cuenca, Albacete, Ciudad Real, Toledo, Madrid, Valencia y Alicante. Los profesionales han ocupado entre 200 y 300 horas de su jornada laboral en el acompañamiento a estudiantes de Trabajo Social en Prácticas. Los estudiantes del Grado en Trabajo Social realizan un total de 325 horas de Prácticas en entidades, 125 horas en tercer curso y 200 horas en cuarto curso.


A través de grupos de trabajo y puesta en común, la Jornada ha permitido extraer cuales son las actividades a las que están dedicando más tiempo las/los trabajadoras/es sociales, así como los grupos de población y problemas sociales que están necesitando de una mayor atención y que, en ocasiones, no son atendidos.

Entre las actividades que más tiempo requieren, y que más satisfacen a las trabajadoras/es sociales, se encuentra la atención directa a la ciudadanía, el contacto con las personas, para atender sus demandas. Esta atención va más allá de informar, orientar o realizar gestiones para tramitar un recurso. Cuando la complejidad del caso lo requiere, se recurre al acompañamiento de las personas y a una intervención familiar más intensa. Por otra parte, las trabajadoras/es sociales de Servicios Sociales especializados o aquellas que trabajan en pequeñas Asociaciones o empresas del Tercer Sector, destinan una parte importante de su tiempo de trabajo al diseño, búsqueda de financiación, programación, seguimiento y evaluación de proyectos sociales. Estos proyectos sociales pueden ser de intervención con grupos de población afectados por algún problema o destinados a la prevención-sensibilización.

En relación a los grupos de población y problemas sobre los que es necesario mejorar en la provincia de Cuenca, sin tiempo para ser exhaustivos, las/os profesionales destacaron la falta de avances en la lucha contra el absentismo escolar y los problemas que ocasiona a algunas familias, la escasez de recursos públicos para los adolescentes entre 13 y 17 años –más allá de los destinados a la educación formal-, a lo que se suman las dificultades de los jóvenes emancipados no solo para encontrar empleo, sino para acceder a una oferta de formación ocupacional.


Esta falta de formación ocupacional también se proyecta a personas adultas afectadas por enfermedades mentales o por adicciones, a las que en Cuenca se destinan recursos para que tengan unas condiciones de vida mínima dignas (alimentación, higiene), pero es necesario dotar de servicios que promuevan actividades significativas en las que ocupar el día. En el campo de la salud mental, también es necesario agilizar la intervención judicial en los casos de modificación de la capacidad de obrar, así como luchar contra el desconocimiento que persiste en la sociedad sobre este problema, que se percibe con miedo y tiende a estigmatizarse.

Resulta preocupante la invisibilización de personas mayores que están recibiendo una atención negligente en sus entornos domésticos, es decir, son atendidos, pero con una calidad mínima o deficiente. También es muy necesario que se acorte el tiempo que lleva la gestión de prestaciones para la atención a las personas en situación de dependencia. Desde que se solicita el reconocimiento hasta que se activa una prestación específica puede tardar incluso un año y medio. Además, la insuficiencia de recursos está obligando a que sean los beneficiarios los que se adapten a los recursos, cuando debería ser al revés. Por ejemplo, no resulta adecuado resolver que una persona que está recibiendo cuidados paliativos sea valorada con Grado I de Dependencia (personas que necesitan ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria, al menos una vez).

En cuanto a la situación económica de los conquenses, se constata que, a pesar del mejoramiento general, una parte importante de familias han quedado en situación de pobreza crónica y sus problemas se están agudizando. Las ayudas básicas de Cáritas y Cruz Roja contribuyen a la alimentación y algunos gastos básicos más, pero no es suficiente y los requisitos para acceder a las ayudas públicas cada vez son más exigentes y limitan excesivamente su acceso.

En resumen y parafraseando a una de las profesionales participantes: “Nadie cuestiona que el próximo año tiene que haber colegios públicos con plazas para los niños de cada edad; sin embargo aún no sabemos si van a continuar los programas de prevención de riesgo de menores, o de atención a mayores que viven solos sin familia, o de jóvenes que se quedan descolgados de sus redes de apoyo, sin formación, sin apoyo, sin opciones laborales dignas...”


La jornada terminó agradeciendo a los profesionales la colaboración que han prestado en la formación práctica de los/las estudiantes de la Facultad de Trabajo Social de Cuenca, durante los dos semestres del curso académico 2016-2017.

sábado, 18 de marzo de 2017

Foro de Emprendimiento Social...y Humano. Celebrado el 17 de marzo en la Facultad de Trabajo Social de la UCLM en Cuenca




En Trabajo Social se puede emprender y, además, desde un enfoque esencialmente humano, donde es la PERSONA quien cuenta, su dignidad, su autodeterminación, su vida, sus elecciones, sus emociones,… En Trabajo Social “nos prendemos” de las personas y, desde ahí, promovemos el cambio.

  
Esta es una de las conclusiones a la que llegamos ayer, viernes 17 de marzo, después de la celebración del Foro de Emprendimiento Social en la Facultad de Trabajo Social de Cuenca, en el marco de la asignatura de Prácticum de Planificación e Intervención en Trabajo Social (4º). Hemos contado también con el apoyo del Colegio de Trabajo Social de Castilla-La Mancha.

Por suerte, hemos podido contar con varios compañeros y compañeras del territorio procedentes de Ourense, Madrid, Ciudad Real y Toledo que nos han deleitado con su modo de hacer Trabajo Social, como entendemos que debe hacerse Trabajo Social: desde el compromiso con las personas. 

Queremos compartiros algunos de sus mensajes.

Sergio Palmer, “Consultoría Palmer”. O Barco de Valdeorras (Ourense). Trabajador Social. Mediación Social y Familiar. Formación y Orientación Laboral. 

http://palmersocial.es/




Sergio Alarcón, “Neurovida. Multiespacio de terapia y convivencia”. Madrid. Diplomado en Trabajo Social. Psicoterapeuta Humanista Integrativo. 
 
Se valora el buen trato a las personas, vender humanidad, autonomía, dignidad... Somos facilitadores. Hacemos Trabajo Social



http://www.neurovida.es/
Raquel Hornero, “ADA Servicios Sociales”. Comarca de Los Montes (Ciudad Real). Graduada en Trabajo Social. Ejerció -entre otros- como Técnico de Atención al Menor (TAM) durante 10 años. Vocal de Empleo del Colegio Oficial de Trabajo Social de Castilla-La Mancha. 
 
Poner la experiencia, profesionalidad y saber hacer, al servicio de las personas, con el fin de promover el desarrollo de servicios sociales en aquellos lugares que por sus características geográficas, territoriales, poblacionales,... carecen de ellos o su aplicación no responda a las necesidades existentes. 

Estudias Trabajo Social pero...luego tienes que "h

http://adaserviciossociales.blogspot.com.es/


Vanesa López, “IntermediAcción”. Toledo.
Diplomada en Trabajo Social. Antropologa y Mediadora Social Intercultural.




Equipo humano multidisciplinar y muy creativo, con bagajes culturales diversos y talentos diferentes (“todos estamos un poco locos: el uno danza, el otro pinta,…). Somos conscientes de la necesidad de aprender con el otro, de investigar junto al otro, de trabajar sumando al conocimiento de los demás, construir de forma conjunta.

Intentamos que IntermediAcción sea una continuidad coherente de nuestra visión del mundo y sobre todo, nos apasiona lo que hacemos y nos motiva el trabajo bien hecho. Nuestra trayectoria personal está muy relacionada con la forma en la que trabajamos en la Asociación, que en definitiva es un espacio de compromiso social y personal. Somos facilitadores de procesos, de la comunicación, a través de herramientas mediadoras.  


Hemos hecho incidencia política, trabajando.

 
 https://www.intermediaccion.es/